GOBIERNO DE CALIDAD/ La reconstrucción universitaria